“Hago la música que me hace feliz”

13 de julio de 2015

David Otero, más conocido como El Pescao, estará el 15 de julio en Marineda City para ofrecer un concierto en favor de la Fundación Voces. Su participación en proyectos como Voces X 1 Fin, un disco de duetos destinado a recaudar fondos para la construcción de una escuela en Mali, o el premio “Algo más que una canción” otorgado por la Fundación Lo que de verdad importa por Si me pusiera en tu piel, compuesta para una campaña de promoción del deporte en personas con discapacidad, avalan su fama de artista comprometido. Cercano y optimista, hablamos con él sobre música, sobre sus primeras veces en A Coruña y sobre su faceta más solidaria.

¿Has estado alguna vez en A Coruña?

Sí, de hecho uno de mis primeros conciertos con El Canto del Loco fue en A Coruña, en Riazor. Era una de las primeras veces que salíamos a tocar fuera de Madrid, fue toda una aventura, muy divertido.

– ¿Qué te parece el público coruñés?
Genial, conectamos un montón.

– ¿Qué ofrecerás en tu concierto de Marineda City
Todas las canciones que hemos estado tocando en estos últimos shows, presentando el último disco. También habrá hueco para algunas de El Canto de El Loco

– ¿Cómo te embarcaste en este proyecto solidario de la Fundación Voces?
Me llamaron mis amigos de la Fundación Voces y no lo dudé. He colaborado varias veces con ellos y siempre están ahí para los que más lo necesitan. Viniendo de ellos, me apunto seguro: me inspiran mucha confianza.

– No es la primera vez que participas en un proyecto solidario…
Sí puedo ayudar lo hago. Al final este tipo de proyectos te hacen ver que no eres el único que está ahí, que no estás solo, que hay que pensar en los demás.

– Cómo defines tu música…
¡Qué complicado definirse a uno mismo! Tiene una base pop, que es en la que me muevo. Pero después es muy variada. Lo más importante es que hago música para pasármelo bien. Hago la música que me hace feliz y si con ella hago feliz a alguien más, genial.

– ¿Cuáles son tus influencias musicales?
Escucho un poco de todo. Desde el pop más comercial al más indie, desde los grupos más conocidos a los más raros. No soy quisquilloso: si una canción funciona, si me emociona, no me paro a pensar si es muy comercial o si es para teenagers. Me gustan desde grupos desconocido a Maroon 5. Si te quedas en las etiquetas te pierdes muchas cosas buenas.

– Ultramar es tu segundo disco, ¿qué diferencias destacarías con Nada Lógico?
El proceso de este disco ha sido completamente diferente; el primero lo compuse en Madrid, el segundo en Buenos Aires; el primero lo produje yo y en este trabajé con un productor – se refiere Max Dingel- productor de grupos como The Killers o Muse-. Así que el propio proceso de ambos discos los han llevado por caminos muy distintos.

– Tienes una gran presencia en las redes sociales ¿te sientes cómodo en ellas?
Sí, de lo contrario no lo haría. De hecho tengo épocas de parón, en las que apenas estoy, porque no me apetece. En las redes sociales se nota en seguida lo que eres, a donde vas y de dónde vienes. Siempre me lo he tomado de una forma muy natural, sin tratar de dar una imagen de persona perfecta. Al final, de lo que se trata es de llegar a más gente.

– ¿Qué hay de mejor y peor en tu carrera antes y después de El Canto del Loco?
Siempre trato de quedarme con lo mejor de todas las experiencias. A veces “lo peor” te enseña cosas y te acaba llevando a algo bueno. Lo mejor: lo bien que me lo paso con este trabajo. La verdad es que soy una persona fácil; es difícil verme de mal humor.